Reducción del ruido

Todo el mundo lo reconoce: el ruido no solo supone una molestia, sino también un peligro demostrado para la salud. Prueba de ello es que la mitad de la población europea vive en un entorno ruidoso y, entre ella, un tercio ve perturbado su sueño por el ambiente sonoro.

Lugares de trabajo o de ocio, reproductores portátiles... otras muchas fuentes de ruido excesivo pueden provocar daños auditivos graves. Por tanto, es primordial prevenir estos ruidos e informar de los riesgos para la salud.
Este es el motivo por el que la mayoría de los países europeos aborda esta cuestión con la introducción de normativas antirruido para aumentar el confort acústico en las nuevas construcciones.

Lucha contra el ruido, control de los ambientes sonoros, inteligibilidad de la palabra... todos estos son conceptos recurrentes para los coordinadores, los diseñadores y los constructores del urbanismo actual.
¿Su objetivo? Proporcionar a los usuarios vulnerables un confort acústico óptimo.

Para responder a estas necesidades, Mermet ofrece la gama Acoustis® 50, el único material decorativo CON absorción acústica.
Acoustis® 50 es la primera solución patentada que se fabrica a partir de un tejido exclusivo de fibras de vidrio revestidas con una trama especial y un diámetro controlado. Este tejido es el primero en conferir a un material textil un nivel de absorción acústica como este...

La técnica

¿Qué es la acústica?

Es la ciencia de los sonidos, su emisión, su propagación y su recepción. Por extensión, también hace referencia al conjunto de técnicas destinadas a mejorar la calidad de la difusión de los sonidos en cualquier espacio.

¿Qué es un sonido?

Es la sensación auditiva que se produce por una variación rápida de la presión del aire. Una vibración acústica que se propaga en forma de onda mecánica.
Viene definido por la frecuencia (Hz) y el nivel sonoro (dB).

¿Qué es una frecuencia?

Expresada en hercios (Hz), cuantifica el número de vibraciones por segundo.
Permite distinguir los sonidos graves (por debajo de 200 Hz), medios (de 200 a 2000 Hz) y agudos (por encima de 2000 Hz). El oído humano es capaz de percibir los sonidos de frecuencias comprendidas entre 20 y 20 000 Hz.
En un edificio, se suele trabajar en un intervalo de frecuencias de entre 125 y 4000 Hz.

¿Qué es el decibelio ?

Es la expresión de la medida del nivel sonoro. Niveles audibles por el hombre:
0 dB = umbral de audición. 120 dB = umbral del dolor.

¿Qué es la corrección acústica?

Diferente del aislamiento acústico, se trata del control de la propagación sonora en un mismo espacio para limitar el nivel sonoro y optimizar las cualidades de audición.
Ofrece diversas posibilidades:

  • Mejora de las cualidades de audición de un espacio.
  • Reducción del nivel sonoro de un espacio ruidoso para hacerlo soportable.

Una elección acertada de materiales teniendo en cuenta su coeficiente de absorción, la superficie del espacio y el tiempo de reverberación posibilitará una excelente corrección acústica.

¿Qué es el control de la energía sonora incidente?

Visuel Conseil AcoustiqueImagen de asesoramiento acústico Se divide en energía transmitida y energía reflejada.
La cantidad de energía reflejada —y, por tanto, el ambiente sonoro— depende de la naturaleza, la forma y el estado de las superficies de las paredes.

¿ Qué significa el tiempo de reverberación (Tr)?

Se define como el tiempo que tarda el sonido en situarse por debajo de 60 dB después de que se interrumpa la fuente de sonido. Se expresa en segundos.

Graphique Niveau Sonore

Para una correcta inteligibilidad, el tiempo de reverberación dependerá del volumen de la estancia.

Tiempos de reverberación recomendados:

Typo de espacio

Tiempo de reverberación
(250 Hz - 4000 Hz)

Oficina

0.4 - 0.7 s

Salón de actos

0.6 - 0.9 s

Cine

0.6 - 0.9 s

Aula

0.5 - 0.8 s

Teatro

0.9 - 0.13 s

 

¿Qué es la absorción acústica?

La energía sonora incidente en las paredes se divide en energía transmitida, energía reflejada y energía absorbida.
En función de la naturaleza de las paredes del espacio, es posible influir en la cantidad de energía absorbida y, por ende, reflejada. La capacidad de un material se evalúa con ayuda del coeficiente alfa Sabine (αw) por frecuencia, lo que equivale a una relación energía absorbida/energía incidente.
Sin absorción, el tiempo de reverberación y el nivel sonoro aumentan en la estancia.. 

El equilibro acústico justo

Necesidad de aportar a los usuarios vulnerables un confort acústico óptimo en dos niveles:

  • Ser oídos
  • Reducción de los sonidos

Ser oído

Este primer nivel consiste en buscar una buena inteligibilidad de la palabra en el espacio estudiado.
El orador se expresa con normalidad y debe ser entendido perfectamente por su oyente, con independencia del lugar en que se sitúe. Este espacio deberá presentar una reverberación que no sea ni demasiado alta (la superposición de sílabas provoca una pérdida de inteligibilidad) ni demasiado baja (la ausencia de reflexión de la señal genera la sensación de una cámara anecoica).

 

Reducción de los sonidos

Este segundo nivel consiste en reducir y limitar los niveles sonoros ambiente de la estancia.
Los tiempos de reverberación deben ser bajos para limitar al máximo la propagación del sonido en el espacio. Por tanto, se busca una disminución del sonido cercana al campo libre (como en el exterior).

La inteligibilidad de la palabra

Cuando un orador habla en un espacio cerrado, el oyente percibe el sonido directo y este reverbera en todas las paredes. En realidad, percibe una señal que se caracteriza por un nivel sonoro inicial, al que se le añade la misma señal procedente de las reflexiones del sonido en las paredes. Esta segunda señal es casi idéntica al sonido directo, pero posterior en el tiempo.

Todas estas reflexiones pueden reforzar el nivel sonoro o, por el contrario, ocasionar una pérdida de información cuando el «arrastre» de sílabas anteriores enmascara el sonido directo.

La caracterización del canal de transmisión entre el orador y el oyente está directamente relacionada con el estudio de las características acústicas.
Dos de ellas son fundamentales para la comprensión de los mensajes orales:

  • La relación señal-ruido: indica el grado de potencia de la palabra con respecto al ruido. Este último puede proceder de fuentes situadas en el interior o el exterior del espacio. Cuanto más alta sea la relación señal-ruido, mayor será el incremento de la inteligibilidad de la palabra. La determinación de esta relación está directamente relacionada con la disminución del sonido en el espacio.
  • La deformación temporal de la señal: esta característica está ligada al tiempo de reverberación. El fenómeno del tiempo de reverberación, que indica la capacidad del espacio para conservar el sonido tras la interrupción de la fuente emisora, provoca, cuando es suficientemente importante, un solapamiento parcial de las palabras. Esta superposición acústica será más importante cuanto más largo sea el tiempo de reverberación. Implica un deterioro de la palabra recibida.


El tiempo de reverberación viene determinado por el conocimiento de la disminución del sonido en el tiempo.
Además, en cualquier espacio resulta fundamental controlar las disminuciones espaciales y temporales. Estos valores dependerán de las características de forma y dimensión de los espacios, así como del coeficiente de absorción acústica tanto de las diferentes paredes como del mobiliario existente.

Control de los ambientes sonoros

Restaurantes, salas de reuniones, complejos deportivos, piscinas cubiertas, comedores y patios escolares, pabellones de exposición o estaciones... En todos estos lugares, las conversaciones entre personas crean un nivel sonoro elevado (de 75 a 95 dB[A]) y un ruido ambiente relativamente estable, que a menudo se percibe como un murmullo.

Cuando este alcanza cierto valor, los ocupantes se ven obligados a elevar la voz, o incluso a gritar, para mantener la comunicación, puesto que la inteligibilidad de la palabra es la encargada de asegurar una buena comprensión. Esta inteligibilidad dependerá de la relación señal (la palabra) - ruido ambiente (el murmullo).
Sin embargo, la potencia vocal es limitada y los ocupantes terminan por hablar menos, lo que estabiliza el ruido ambiente.

De hecho, en ciertas condiciones acústicas y de ocupación de los espacios, se produce una situación en que los ocupantes son responsables de la causa y víctimas del efecto. Esta espiral sonora ascendente se conoce con el nombre de «efecto cóctel» y puede evitarse impidiendo que se alcance el umbral al que se produce.

La adopción de medidas basadas en esta evolución de los niveles sonoros en función de los espacios y los ocupantes (adultos o niños) ha permitido definir umbrales que no deben superarse.

 

¿Cuáles son los ambientes sonoros deseables?

El fenómeno molesto del efecto cóctel se inicia para los adultos en un umbral diferente que para los niños, quienes a menudo hablan alto o incluso gritan.
En este sentido, en espacios como restaurantes u otros lugares de reunión, se recomienda no superar los 72 dB(A) para evitar dicho efecto cóctel. Por su parte, en los espacios con niños, se recomienda no superar los 80 dB(A), puesto que por encima de ese umbral existe riesgo de sordera para los profesionales que trabajan en ellos.

 

Tratamiento acústico de un auditorio
Traitement Acoustique Auditorium Traitement Acoustique Auditorium Apr S Travaux

        Telas acústicas

        Paneles acústicos de pared

Distribución sonora de un cuarteto después del tratamiento acústico

1 dB(A) por cambio de color

La respuesta Acoustis® 50

Acoustis® 50, el único material decorativo CON absorción acústica

La absorción acústica permite reducir la reflexión de las ondas sonoras en una estancia. Este concepto no debe confundirse con el aislamiento acústico, que evita la transmisión del ruido de una estancia a otra. Los materiales absorbentes reducen los niveles sonoros de una estancia porque el sonido los atraviesa una y otra vez mientras pierde un poco de energía en cada pasada.


Acoustis® 50 es la primera solución patentada que se fabrica a partir de un tejido exclusivo de fibra de vidrio revestida con una trama especial y un diámetro controlado. Esta tecnología de tejido específico confiere a la gama Acoustis® 50 una excelente capacidad de absorción acústica. El control perfecto de la porosidad del material permite absorber las ondas sonoras sin necesidad de incorporar materiales fibrosos o porosos.


Las prestaciones acústicas del tejido Acoustis® 50 varían en función de las aplicaciones. Como tejido libre, la absorción acústica, expresada en alfa Sabine (αw), es de 0,35. En estructura tensada, la absorción acústica se aproxima a 0,8 αw.

 

Acoustis® 50 : un único tejido con múltiples aplicaciones

Además de la corrección acústica, Acoustis® 50 presenta numerosas funcionalidades:  distribución de espacios, protección solar o gestión de la luz. Al ser imprimible, puede servir de apoyo a la comunicación y al diseño gráfico.

  • Tela tensada: con una fijación mediante ojales (enganche por resortes o lazadas), en bastidor, en perfil (por inserción de una varilla), y gracias a su excelente resistencia mecánica, Acoustis® 50 se adapta a la perfección a aplicaciones en techos y paredes. La tela puede recortarse para incorporar toberas de ventilación y elementos de iluminación.
  • Tela móvil: en cortina, toldo o estor, las aplicaciones móviles de la gama Acoustis® 50 permiten complementar de manera práctica la absorción acústica de las paredes, en especial, en el contexto de una reforma.

 

courbe-absorption-acoustique-es

La capacidad de absorción de un material se cuantifica a través de su coeficiente de absorción fónica (αW) en las tres bandas de octava: graves (por debajo de 200 Hz), medios (de 200 a 2000 Hz) y agudos (por encima de 2000 Hz).
En el caso de un material muy absorbente, tiende hacia un valor de1.

Tela en aplicación de estor
 0,3 < αw < 0,55 
(en función del plénum*)

Tela en estructura portante (panal de abeja)
 0,4 < αw < 0,75 
(en función del montaje)

Tela en toldo
 αw = 0,45

* Espacio detrás del tejido

 

Acoustis® 50: la solución acústica eficiente, saludable y estética
  • Acústica: sin fibras, a diferencia de la lana de roca, no presenta ningún tipo de riesgo de inhalación. Absorbe las ondas sonoras gracias a su perfecta porosidad. De este modo, se reduce de manera significativa la reverberación acústica.
  • Ventilación óptima: no existe ninguna resistencia térmica para asegurar una atmósfera saludable, incluso en ambientes húmedos, con una correcta ventilación natural.
  • Uso decorativo inmediato: gracias a su paleta de colores y su superficie imprimible.
  • Polivalencia: se integra a la perfección en cualquier espacio público, entre ellos, inmuebles terciarios (espacios abiertos, salas de reuniones), restauración (hoteles, restaurantes, cervecerías, cafeterías), instalaciones comunitarias (piscinas, gimnasios, aulas, anfiteatros), salas de espectáculos y conciertos, auditorios, museos, cines, transportes (estaciones, aeropuertos), atención sanitaria (residencias de ancianos, hospitales, clínicas).
  • Resistencia indestructible: agente absorbente totalmente visible para prevenir cualquier riesgo de deterioro oculto y asegurar una excelente durabilidad.
  • Cumplimiento de normas estrictas*: satisface los criterios de desarrollo sostenible de los edificios (BREEAM®: Rendimiento acústico [HEA] 05 y LEED®).

* NRA - ISA 11654: clasificación de reacción al fuego M1

Suscripción a la Newsletter
{{ products }} {{ colors }} {{ documents }}